Soltarse las ganas

Se deseaban desde el primer día y aún así se mordían las ganas. Y no por el qué dirán, sino porque no sabían cómo asegurar un primer paso que no destruyera lo bonito de todo lo que podrían llegar a tener juntos. Y dolía. Tanto que ya no sabían cómo...