Gracias por la herida

 Tengo el corazón a prueba de balas, pero nunca pensé que pudieras llegar a fallarme tú. Por eso ahora dueles tanto, porque rompiste las defensas que tanto me había costado levantar y has dolido como nunca antes dolió nadie. Quizá no te des ni cuenta de todo el daño,...