Amor

La verdad, no sabría definir lo que siento por ti. Es un cúmulo de tantas cosas que son difíciles de acotar, pero tengo claro que aunque aún no te quiero, sí que hay un amor creciente detrás de cada palabra, de cada gesto, de cada beso.

Puede que mañana me de cuenta al fin de qué es todo eso que tiembla dentro de mí cada vez que te veo, qué demonios ruge cuando callas y suspira cuando te acercas de la forma en que siempre lo haces antes de que nuestros labios se junten.

Detrás de cada “me encantas” brilla la realidad de algo maravilloso que nos encontró así, como hacen todas las cosas buenas, de repente, a la vuelta de una esquina, al anochecer de cualquier día.

Ninguno de los dos esperaba que ocurriera esto, pero ocurrió y ahora no puedo si no dar gracias al destino o a la simple casualidad que te puso allí cuando giré en una de las infinitas calles de la vida y me encontré contigo.

Así que, aunque aún sea demasiado pronto para hablar de querer, sí que hay un amor muy presente en cada uno de mis actos. Te lo digo así, para que tengas claro que, aunque necesito mi tiempo para llegar a amar, todo está yendo por el buen camino.

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario