Desamor

  • Todo
  • Amor
  • Desamor
  • Motivación
  • Pensamientos
  • Sociedad

Inquebrantable

Puede que la vida te haya puesto demasiadas piedras en el camino, que a veces sientas que ya no puedes más y las noches se hagan eternas dando vueltas en la cama. Sé que no es fácil, casi nunca lo es en realidad. Vivimos en una cuesta arriba constante que rara vez nos tiende la…

Cuando todo pase

Cuando todo esto pase, volveremos a reír más fuerte que nunca, a amar lo que no hemos amado, a disfrutar de las pequeñas cosas. Los límites serán difusos, pues lo que antes parecía el fin del mundo será entonces un problema efímero. Y no solo eso, este tiempo servirá de filtro: quien te quiere, estará…

Ojalá la merezca

La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: «es ella», por cada tres que me dicen: «esta vez, sí».

Deja de hacerme daño

Por qué tienes que hacer tanto daño si yo te quise como nunca antes había querido a nadie. Y tú a mí. Tú también me querías más que a nada. O eso decías, que yo era lo más importante.

No quiero amores a medias

Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.

Cuando te enamores

Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.

No hay nada malo en ser tú

Te mereces que te quieran tal y como eres, sin tener que ocultar nada de ti. Ni siquiera esas partes que no te gustan y te avergüenzan, porque el amor no entiende de prejuicios, solo de corazones.

Pedazos de corazón

Es por eso que cuanto más mayores nos hacemos, elegimos con mucho cuidado a quien dejamos entrar en nuestras vidas y, más aún, a quien le regalamos cada uno de los pedazos de nuestro corazón. Es difícil medirlo, ya lo sé, pero creo que entiendes a qué me refiero. Levantamos defensas, muros tan altos que…

No pienso perderte

Tu risa. Tus besos. Tu mundo. El mío chocando con el tuyo. Un nosotros compartido a tiempo. Una vida de futuros por delante. Más risas. El calor de tu piel en invierno. Tus lunares. Ese pelo rebelde que interrumpe cada beso. Un mañana contigo.