AmorMotivación

Amar es mucho más que simplemente estar ahí. Claro que hay que estar, pero también hay que demostrar todo eso que dices sentir. Si amas, si de verdad quieres a alguien, lo das todo por esa persona sin importar nada más que la sonrisa de su rostro. Ya habrá tiempo de lamentarse si un día se va dejando tras de sí regusto de tristeza.
Pero tú lo habrás dado todo y podrás tener la conciencia tranquila. No duele aquel que lo intenta, sino el que dice intentar de todo y al final, realmente, nunca estuvo dispuesto a nada.
Lucha por lo que tienes y nunca te pierdas en el esfuerzo. Amar es tan sencillo y complicado al mismo tiempo que muchas veces nos hacemos un lío sin darnos cuenta siquiera. Llegan problemas que no son nada, discusiones sin importancia y lágrimas que nunca debieron humedecer ningún recuerdo.
Ahí es cuando más hay que demostrar por qué dices amar. Cuando todo se vuelva gris y parezca que no hay futuro, cuando el mañana os alcance y ya no sea todo de colores. Es lo que tiene el amor: al principio te ciega de felicidad y luego, poco a poco, te va mostrando todo lo que no te gusta.
A veces, todo eso rompe. Explota de realidad. Pero, si no lo hace, es que seguramente estés en el lugar correcto. Así que no te pierdas y lucha siempre por todo eso que ahora tienes, pues no sabes cuándo podrás perderlo.
No basta con querer, sino que hay que demostrar todo eso que dices sentir cada día.
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario