Amor

Cada día que pasa tengo más claro que tenerte en mi vida es un regalo. Una suerte de esas que pasan una vez muy de vez en cuando. Quizá llegaste en el momento oportuno, quizá ni siquiera era tu turno. No me importa. Llegaste y cambiaste mi vida de la misma forma en que espero haber cambiado la tuya.

Ahora todo es diferente. Las mañanas brillan a pesar de las tormentas, las noches son menos oscuras y hay un futuro esperándonos a la vuelta de la esquina. Porque tengo claro que quiero un mañana contigo. Y un pasado.

Quiero estar contigo siempre, así de claro.

No sé lo cuesta arriba que se nos puede llegar a poner todo, pero no me importa. Sé que con tu mano en la mía y contigo a mi lado, podremos subir el Everest si hiciera falta.

Porque no hay piedra alguna en nuestro camino que nos vaya a impedir estar juntos. Mientras seas feliz conmigo, haré todo lo que esté en mi mano para que tú también lo seas, y que esa sonrisa tuya siga iluminando mis días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario