erin-walker-462490

Feliz Navidad


Feliz Navidad a ti, que has estado siempre ahí. Sin importar lo malo y disfrutando de lo bueno. Haciendo de mi vida algo mejor por el mero hecho de formar parte de ella.

Feliz Navidad a todos los que nunca fallan, a los que son capaces de poner el hombro cuando necesito un lugar donde apoyarme y de reír hasta llorar, disfrutando de los momentos felices que hubo este año.

Miro atrás, a todo lo que hemos pasado, y no me arrepiento de nada. A pesar de las decisiones duras, a pesar de las discusiones o cabreos. A pesar de todo, gracias.

Gracias por estar ahí un año más. Por saber ser ese alguien en quien se puede confiar y, sobretodo, por soportar mis malos ratos y mil manías. Que son muchas, lo sé, pero que al fin y al cabo forman parte de la persona que soy y es bonito saber que hay alguien que te acepta tal y como eres.

Ojalá el año que empieza sea mejor incluso que el que dejamos atrás. Porque lo tengo claro: por muy cuesta arriba que se nos ponga el camino, mientras te tenga en mi vida, seré capaz de seguir avanzando con la tranquilidad de saber que, después de todo, hay alguien que estará siempre ahí para hacer más llevadera la subida.

 

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=GUWY51bMMsg?version=3&rel=1&fs=1&autohide=2&showsearch=0&showinfo=1&iv_load_policy=1&wmode=transparent]
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Inquebrantable
Inquebrantable
Cuando todo pase
Cuando todo pase
Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".