ganas de quererte alejandro ordoóñez

Ganas de quererte


No te conozco, o eso creo. Tal vez seas una de las personas que me rodean, pero prefiero pensar que no, que aún no te he conocido y que por eso seguimos perdiendo el tiempo separados. Ya llegarás y cambiarás mi vida de la misma forma en que yo cambiaré la tuya. Hasta entonces, seguiré viviendo mi camino esperando el momento en que se cruce con el tuyo.

Siento que por fin estoy preparado para algo así. Por una vez, me siento completo. Soy feliz conmigo mismo, con mi vida y la persona en la que me he convertido. Creo que eso es fundamental para quererte como en verdad te mereces. Dos personas completas que se juntan sin ningún tipo de dependencia.

Y habrá amor, a toneladas.

Estoy deseando encontrarte para darte todo esto que llevo dentro, éstas ganas locas de ti, seas quien seas. Seremos libres entre tanta cicatriz absurda que nos dejó el pasado y construiremos puentes que salven los abismos de dudas que puedan llegar a surgir.

Tengo tantas ganas de quererte que, aunque suene absurdo, siento que a veces ya lo hago. Por eso sé que, cuando te encuentre, estaré preparado.

Toda la información para comprar mis libros en este enlace: https://www.porescribir.com/libros-por-escribir-alejandro-ordonez/

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.