Sin categoría
Lo perdía cada vez que me hablaba de su insomnio y trasnochaba junto a él.
Lo perdía cuando me quedaba arraigada en sus ojos, que detenían mi tiempo.
Lo perdía cuando observaba sus lunares, que me parecían estrellas brillando en la oscuridad.
Lo perdía cuando escuchaba sus lamentos, por una utopía de tono café, de la cual yo no podía salvarlo.
Ambos compartíamos una galaxia,
él se entristecía por ella y yo me entristecía por él.
Lo perdía cada instante que mi corazón decía su nombre sin razón,
sin mesura.
¿Cómo puede alguien perderse en una calidez tan fría como él?
Lo perdía…
aunque compartiéramos el mismo cielo.
Lo perdí el día en que me di cuenta
de que mi alma sonreía con su presencia.
Faviola Rosales
Si quieres que tu texto aparezca en esta sección, envíalo a buzonporescribir@gmail.com. Máximo 2 hojas, sin faltas de ortografía y que todo tenga sentido. Solo publicaré los que me gusten y cumplan en calidad. Si quieres que aparezca tu nombre, firma el texto al final, sino será anónimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario