54887-Lonely-Girl

Mirando atrás

Y así, sin más, te fuiste para siempre. No fue fácil aceptarlo, no llegué a verlo venir. Sé que necesito avanzar, demasiadas lágrimas han caído ya de estos ojos secos, pero no es fácil mirar hacia adelante cuando tu recuerdo te mantiene viva en cada bocanada de aire que respiro.

La vida y sus caprichos te apartaron de mi lado, haciendo inútiles los intentos por retener en el tiempo el eco de tu aroma recién levantada, el suave tacto de tu piel en mi piel o el simple roce de nuestros pies desnudos bajo unas sábanas revueltas.

Tantas veces he querido hablar contigo, tantas como veces he fallado en mi intento de no volver a quebrarme en dos y gritar tu nombre al vacío de la soledad a la que me has condenado. Te culpo a ti, sí, pero también me culpo a mi por no haber sido capaz de verlo venir.

Ojalá hubiese aprendido a leer en el ocaso de tu sonrisa que algo no iba bien. Sé que poco habría cambiado el guión, pero al menos todo esto habría sido cosa de dos y yo me sentiría un poco menos idiota, menos asustado de mirar atrás cada vez que trato de avanzar.

Porque sé que al mirar atrás tropiezo y caigo de nuevo, de la misma forma que sé que al mirar al frente y no verte, tiemblo. Por eso, aunque sé que volviendo mis ojos hacia ti no consigo nada, no puedo evitar hacerlo aún a sabiendas de que lo único que me espera es una nueva caída.

A base de tropezar, espero, aprenderé a caminar de nuevo, y cuanto más camine más me alejaré de ti, hasta llegar a un momento en que tu recuerdo no sea más que una pequeña mota en el horizonte, a punto de fundirse con el amanecer de un sol radiante que me lleve a entornar los ojos en la última mirada que, al fin, te concederé.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

3 Comments

  1. Zuri Aguirre

    Me gusta la honestidad de tus escritos 🙂

    0
  2. grojol

    Me gusta como escribes.
    Te traigo un premio.
    En el siguiente enlace puedes recogerlo.
    http://wp.me/p1Bx0Z-i1
    Un fuerte abrazo

    0
  3. Kuba

    Obviamente, con tantas emociónes que guardas por dentro de tú mismo, esto lo que voy a decir puede ser difícil para entender, pero lo intentaré. Es que yo muchas veces en mi vida pensé: por qué se me lo ha pasado? por qué A MI? y pasé tanto tiempo cuando pensé más sobre las cosas inútiles que los aspectos positivos de esta cosa. Digo, si alguien te deja solo sin explicarte nada, claramente no es nada de positivo, pero me refiero a mirar a las cosas de la manera «esto siempre pasa por algo». Es una lección que te ha dado la vida y, como yo por fin entendí, hay que observar lo que ha cambiado y que te ha enseñado la situación.

    Además, cada fin es un nuevo empiezo, entonces si ya observaste lo que fue mal, esto es ya medio del camino hacia éxito.

    Mucha suerte y alegría,
    Kuba

    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Deja de hacerme daño
Deja de hacerme daño
Por qué tienes que hacer tanto daño si yo te quise como nunca antes había querido a nadie. Y tú a mí. Tú también me querías más que a nada. O eso decías, que yo era lo más importante.
El frío de tu amor
El frío de tu amor
Cada vez te siento más lejos de mí, de nosotros. Estás aquí y al mismo tiempo en otro mundo. Siento que tu cabeza ya piensa en un futuro en otros brazos y que lo único que te retiene es tu corazón. Quizá ni eso. Tal vez solo estés esperando a que yo también me enfríe para que todo esto sea lo menos doloroso posible.
Todavía te quiero
Todavía te quiero
No hubo adiós, ni palabras bonitas. Se fue dejando tras de sí solo el recuerdo de su aroma en el aire, el tacto húmedo de sus labios en mi mejilla por culpa una lágrima suicida que quiso quedarse atrás. Es lo único que olvidó en la huída. Eso y devolverme el corazón.