feliz-en-la-vida

No eres capaz de darte cuenta

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=8V2I1XZFjeQ&w=560&h=315]

Tienes un algo, un qué sé yo, que me arranca las ganas de mirar en otra dirección y retiene mis anhelos en el baile de tu melena. Me robas los sueños cada noche y por el día haces tuyos mis pensamientos.

Pintas en el aire remolinos de esperanza con tu aliento y me obligas a girar con ellos mientras aceleras el paso y me dejas atrás, igual que a todo aquel que sientes demasiado cerca.

Puedo leer en tu piel las cicatrices de eternas batallas, recoger a tu paso las solitarias lágrimas que dejas tras de ti esperando que un día alguien las siga, te encuentre y seque tus ojos con un par de suaves besos en los que puedas al fin perderte.

No comprendes que, en realidad, nadie te podrá alcanzar jamás mientras sigas acelerando el paso ante cada nueva oportunidad. Nadie quiere correr eternamente en pos de un ángel sin alas que huye de su propia sombra, ni aguantará tu ritmo en la huida. Lo intentarán, sí, estarían locos si no lo hicieran pues alguien como tú pasa una sola vez en la vida.

El problema viene cuando la realidad los golpea, nos golpea, y entendemos que no estás preparada, que sigues queriendo estar sola y no eres capaz de darte cuenta.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

One Comment

  1. Manuela

    Simplemente genial!

    0

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
Deja de hacerme daño
Deja de hacerme daño
Por qué tienes que hacer tanto daño si yo te quise como nunca antes había querido a nadie. Y tú a mí. Tú también me querías más que a nada. O eso decías, que yo era lo más importante.
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.