No hay nada que no haría por ti

No hay nada que no haría por ti

Hace tiempo que me cuesta imaginar la vida sin ti.Miro al futuro y ahí estás tú, sonriendo con el mar en los ojos y la brisa de tu risa acariciando mi piel desnuda de miedos. Es la primera vez que me pasa esto de amar sin miedo a perder, pues siento que ya he ganado solo con haberte vivido, que todo el tiempo que te quedes aquí conmigo será un regalo por el que estar agradecido.
No sé a dónde nos llevará la vida, ni cuantas veces más podremos levantarnos. Solo sé que no me importa, que lo seguiré intentando todo para hacerte feliz hoy, mañana y siempre. Si es que “siempre” nos regala su tiempo en esta vida para seguir compartiendo camino.
Me gusta verme reflejado en tu sonrisa, motivo de tu felicidad. Cada vez que te ríes, gano. Pues el amor es eso, hacer sonreír a tu pareja incluso cuando menos ganas tenga de hacerlo. Más aún en esos momentos. Todos tenemos derecho a estar mal, pero una sonrisa a tiempo es el primer paso para estar bien de nuevo.
No quiero perderte.
Eres todo lo que un día me atreví a soñar e, incluso, un poco más. Y es normal que a veces choquemos. Nadie es perfecto y yo mucho menos. Pero lo intento. Intento hacerte feliz para que nunca sientas que te falta nada. Es imposible no discutir de vez en cuando, pero que la suma de todos los hechos le gane siempre la batalla a esos momentos.
Ahí está la clave de una buena relación: en sumar siempre pequeñas victorias que pesen más que cualquier caída. Porque vamos a caer, nadie se libra. Pero todo es más sencillo cuando al otro lado de tu amor tienes a alguien dispuesto a todo por ti.
Y, créeme, que no hay nada que no daría por nosotros.
 
Mis libros: https://www.porescribir.com/libros-por-escribir-alejandro-ordonez/
+3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.