no me busques alejandro ordoñez

No me busques


Puede que un día decidas volver a buscarme al lugar en el que solía esperarte. Que pienses que seguiré allí mirando las estrellas, gastando deseos en ti mientras la vida pasa y solo puedo pensar en que vuelvas.

Puede que creas que mi vida sin ti es peor y que por eso seguiré anclado a ti eternamente, al recuerdo de un pasado que solo engaña. Ni yo fui tan feliz, ni tú tan buena. Ahora lo veo. El tiempo y la soledad suelen ser buenos compañeros para pensar, para dar respuestas a tantas preguntas que dejamos atrás.

El día que decidiste decir adiós fue, posiblemente, uno de los más duros de mi vida. Y sí que te esperé, no te voy a engañar. Esperé mucho más de lo que me gustaría admitir y, aunque sí me arrepiento del tiempo perdido, sé que cada minuto de olvido mereció la pena. Fueron las armas para superarte, para aceptar la herida y abandonar, al fin, aquel lugar en el que fuimos felices una vez.

Por eso te escribo todo esto, para que lo leas el día en que vuelvas a buscarme, si es que alguna vez lo haces. Ya no estoy allí, ni en ninguna parte. No para ti. Se nos acabó el amor y no merece la pena volver a sufrir por un pasado que ambos ya hemos conseguido superar. Te aseguro que para mí no ha sido nada fácil y no pienso volver a pasar por todo aquello.

No dejemos que las cicatrices se abran de nuevo. Fue bonito, al menos una gran parte, y de eso no me arrepiento. Pero ya está. Éstas serán las últimas líneas que te escriba y, espero, entiendas que nada hay para ti allí dónde un día decidiste decir adiós.

Toda la información para comprar mis libros en este enlace: https://www.porescribir.com/libros-por-escribir-alejandro-ordonez/

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Deja de hacerme daño
Deja de hacerme daño
Por qué tienes que hacer tanto daño si yo te quise como nunca antes había querido a nadie. Y tú a mí. Tú también me querías más que a nada. O eso decías, que yo era lo más importante.
El frío de tu amor
El frío de tu amor
Cada vez te siento más lejos de mí, de nosotros. Estás aquí y al mismo tiempo en otro mundo. Siento que tu cabeza ya piensa en un futuro en otros brazos y que lo único que te retiene es tu corazón. Quizá ni eso. Tal vez solo estés esperando a que yo también me enfríe para que todo esto sea lo menos doloroso posible.
Todavía te quiero
Todavía te quiero
No hubo adiós, ni palabras bonitas. Se fue dejando tras de sí solo el recuerdo de su aroma en el aire, el tacto húmedo de sus labios en mi mejilla por culpa una lágrima suicida que quiso quedarse atrás. Es lo único que olvidó en la huída. Eso y devolverme el corazón.