Amor
Tu risa. Tus besos. Tu mundo. El mío chocando con el tuyo. Un nosotros compartido a tiempo. Una vida de futuros por delante. Más risas. El calor de tu piel en invierno. Tus lunares. Ese pelo rebelde que interrumpe cada beso. Un mañana contigo.
Un viaje improvisado por tu cintura. Sin equipaje. Contigo ya lo tengo todo, incluso lo que nunca imaginé que tendría. Tus labios. Tu cuerpo. Los temblores cuando te rozan mis dedos. El amor nos encontró despiertos, por una vez.
Soy tuyo.Esto es nuestro. Un sueño. No despierto. No pienso hacerlo. Me quedo en esta dictadura que son tus besos. No te vayas. No duelas. No dependas de mí. Amemos como hasta ahora. Amar es compartir, nunca poseer.
Encontré la perfección, se escondía en mi salón. Se llamaba como tú y vestía mi camiseta favorita… favorita desde que la usaste. En mi abrazo, tu hogar. En tu aliento, mi fuego. En este mundo nuestro, un mañana. Y otro. Y cientos.
Y una vida que compartir contigo. No miento. Te quiero tanto que ya no tengo miedo a lo que siento. No sé si alguna vez lo tuve. Tal vez al principio, eras un sueño hecho realidad y yo un experto en pesadillas. Pero nunca más. Sé lo que tengo. No pienso perderlo. No pienso perderte. Te quiero.
 

7 comentarios

Responder a Gustavo Blanco Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario