Sociedad

Me pregunto quién puede robar una vida en nombre de un Dios, qué Dios puede pedir algo así a su pueblo. Eso no es religión, es fanatismo, es matar por matar, hacer daño y disfrutar con ello. Asesinar a personas que nada tienen que ver con vuestra guerra, seres humanos que ni siquiera saben por qué han muerto.

Nuestra especie está enferma y poco o nada hacemos por evitarlo. Se nos está yendo de las manos y yo me pregunto: ¿no hemos aprendido nada del pasado?

Creía que después de las grandes guerras, después de tantas muertes inútiles, al menos habríamos aprendido algo. Pero no, está claro que no es así cuando cada día mueren personas en todo el mundo víctima de esta violencia gratuita, alimentada por unas creencias que han de ser erróneas cuando lo que traen consigo únicamente es la muerte.

Ojalá una mañana amanezcamos distintos, despertemos con el cambio en las manos y no en los labios, hagamos de este mundo lo que ha de ser y evolucionemos como especie, porque es obvio que no estamos haciendo las cosas bien.

Es nuestra humanidad lo que está en peligro, basta ya de mirar hacia otro lado.

 

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario