Hablemos, un momento, del pasado. De todo lo que nos ha traído a este punto. Tomémonos un rato para reflexionar, para evitar olvidar lo vivido, lo sufrido, lo luchado. Que no caiga en el olvido, que no se pierda en el camino.

Detengámonos un momento y miremos atrás, que parece que con las prisas con que vivimos, únicamente sabemos fijar la vista al frente, en busca de nuevos horizontes, de nuevas metas.

Bien, ahora que te has parado, ahora que tengo tu atención, viajemos atrás. Piensa en las batallas que has superado, los amores que te han robado un pedazo de corazón, piensa en los fracasos, en los tropiezos que te han ido enseñando a levantarte siempre un poco más fuerte, a no bajar los brazos cuando las cosas se ponen feas, piensa en todos los obstáculos que han querido frenarte y nunca lo han conseguido.

Recuerda quién estuvo ahí, quién sigue y quién nunca más. Valora, sobretodo, a los que han sabido estar siempre, a los que se han esforzado cada día por mantenerse a tu lado y que, aún hoy, siguen haciéndolo. No los pierdas, merecen la pena.

Haz memoria y vuelve a sentir lo ya sentido, vuelve al revivir ese pasado que te ha convertido en lo que eres hoy. Mira atrás y luego al presente, entiende que lo que tienes ahora, lo conseguiste ya hace mucho tiempo. Que lo que eres, lo que sientes, se debe a todo lo que has pasado, a todo lo que te ha tocado vivir antes de llegar al punto en que ahora te encuentras.

A veces, cometemos el error de olvidar. Creemos que siempre hemos sido como somos ahora y no nos paramos nunca a mirar atrás. Dejamos lo vivido en el pasado y lo guardamos para pensarlo algún día que nunca llega.

No cometas ese error.

De vez en cuando, párate y recuerda. Revive tu vida, lo bueno y lo malo, todo, para entenderte un poquito mejor. Ya luego preocúpate de entender el mundo, que bastante complicado es ya de por sí como para enfrentarlo olvidando que la vida no se limita al presente y al futuro, sino que también existe un pasado, un camino que hemos dejado atrás pero que, aún quedando a nuestra espalda, suele ser la mayor y mejor fuente de sabiduría.

Nunca subestimes tu propia experiencia. Nunca te olvides de mirar atrás.

 
 
guest
4 Comentarios
Más antiguo
Más reciente Más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
elcorazonenlamano

Gracias a ti acabo de hacer un pequeño viaje al pasado, he recordado alguna batalla y su respectiva victoria, Tienes mucha razón, a veces hay que parar para poder seguir.
Saludos 🙂

Alejandro Ordóñez Perales

Muchas gracias por tomar de tu tiempo para comentar. Me alegro de que mis palabras sirvan para algo, ese es siempre el fin.
¡Un abrazo!

elcorazonenlamano

Gracias a ti acabo de hacer un pequeño viaje al pasado, he recordado alguna batalla y su respectiva victoria, Tienes mucha razón, a veces hay que parar para poder seguir.
Saludos 🙂

Alejandro Ordóñez Perales

Muchas gracias por tomar de tu tiempo para comentar. Me alegro de que mis palabras sirvan para algo, ese es siempre el fin.
¡Un abrazo!