Nuestro mundo

Y de repente, pasaste tú, como pasan casi todas las cosas buenas en la vida, sin darme cuenta siquiera de que habías llegado para quedarte. Rompiste puertas, derribaste barreras y te instalaste en mi querer de la forma en que sólo tú sabes. Ahora, miro atrás y no me arrepiento de nada. Soy inmensamente feliz…

Te quiero

Te quiero así, como eres, con todo lo bueno que no ves, con todo lo malo que dices tener. Te quiero y solo espero que llegues a entender que en cada una de esas cosas que tú llamas defectos, yo solo veo tu nombre y la realidad de que no puedo estar sin ninguno de…