Desamor

Cuando sientas que las decisiones que tomaste quizá no fueran las correctas, que algún adiós nunca debió serlo. Cuando pienses que no te abraza como lo hacía yo, que sus besos no te queman en los labios o que las noches se hacen eternas cuando duermes a su lado… recuérdame.
Recuerda todo lo que yo te hice sentir. El amor que llenaba cada uno de tus sentidos, la perfecta imperfección de nuestro mundo. Ese que un día creamos para nosotros y que explotó cuando sentiste que tu sitio no era conmigo. No intentes engañarte, lo recuerdas todo igual que lo hago yo. Y por eso ahora sufres.
Sabes lo que quieres, lo que mereces, y quizá por eso ahora somos pasado. Aun así, sé que la duda volverá a tu mente cada vez que sientas que no soy yo quien tienes a tu lado, la persona que debería hacerte volar y no estrellarte a base de golpes de realidad.
Recuérdame. Solo te pido eso. Y sé que lo harás, pues no hay mejor medida en el amor que la propia experiencia. No dejes que nadie se quede dentro si no es capaz de quererte, al menos, como lo hice yo. Por muchos errores que cometiera, conmigo nunca te faltó el amor. Así que vive tu vida y disfruta, por favor. Pero no vuelvas a sufrir nunca por ningún idiota que no sepa valorar la persona tan maravillosa que tiene a su lado.
Ese error ya lo cometí yo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario