Desamor

Cada día que pasa me pregunto una y mil veces por qué sigo haciéndolo, por qué sigo cayendo siempre en los mismos errores, dejándote entrar y salir de mi vida cual huracán, que llega con fuerza y destroza todo a su paso para luego perderse en el horizonte como si nada hubiera pasado.

Querría saber por qué el mundo se ríe de mí de esta manera. Por qué me hace seguir amando el recuerdo de lo que un día fuiste, espejismo de lo que nunca serás de nuevo.

Creo ver en ti las respuestas a mis preguntas, la calma en el centro de la tempestad. Mi mente juega, esquiva, a olvidar la verdad de lo que eres, y me lanza contra ti una y otra vez, como si de una broma pesada se tratase.

Sé que llegará el día en que seré capaz de ver las espinas en tus brazos de rosa y la verdad detrás del falso amor que vendes en tu mirada.

Entonces seré capaz de dejar de amar y entenderé al fin que hace tiempo que tu recuerdo no tiene nada que ver con tu realidad.

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario