Si se fue, mejor para ti

Basta ya de llorar por alguien que no está, que se ha ido. Basta ya de sufrir por quién te robó el amor, se lo llevó lejos y lo rompió en mil pedazos. No se merece ni una sola lágrima más derramada en este olvido. Deja que se vaya, que no vuelva. Estás mejor sin alguien así cerca. Para qué complicarte la vida, para qué seguir llorando la ausencia de alguien que nunca se mereció un presente contigo.
Cuando se acaba el amor no es fácil, todo duele y te recuerda lo que tuvisteis juntos. Es un proceso de cambio y soledad en el que es necesario entender que esa persona no era lo que necesitabas en tu vida. No si es capaz de doler así. Por eso, disfruta de este tiempo a solas contigo mismo. Haz todo aquello que no hiciste por no molestar, que callaste por no enfadar. Haz todo lo que te dé la gana y sé feliz. Ya va siendo hora de dejar de sufrir por gente que no se merece ni un solo disgusto más.
La vida es un tren lleno de oportunidades. Miles de estaciones diferentes en las que bajarte a disfrutar, en las que reír y soñar. No te ancles a un pasado que no avanza, en una estación tormentosa en la que nada te hace feliz. Vuelve al tren, sal de ahí. Abre las ventanas y deja que el viento seque las lágrimas mientras el futuro te espera en la siguiente estación.
Tú decides cómo afrontar el desamor. Yo lo considero una oportunidad para volver a elegir sabiendo qué es lo que no quieres. A base de tropezar, uno aprende a caminar sin caer. Y lo mismo pasa cuando una relación no funciona. Aprendes una lección más que aplicar en tu siguiente parada. Sabes qué buscas y qué no, lo que quieres y lo que esperas y, lo más importante, qué es lo que te hace feliz de verdad.
Ya llegará quien te llene. Una persona que, aunque cometa errores, sea capaz de hacer que todo funcione. Que te ame como nunca antes nadie pudo y no deje nuevas heridas en un corazón que ya tiene demasiadas cicatrices. Que te quiera con todo y acepte lo que eres.
Y tú, igual.
Si la persona que se fue no te hacía sentir eso, simplemente no era la adecuada. No había futuro alguno con alguien que, en vez de regalarte vida, te la quitaba con cada disgusto. Así que basta ya de echar de menos un amor moribundo y mira al frente. La vida es demasiado corta para vivir en pasado, llorando un adiós y sin dejar al futuro llegar de una vez por todas para cambiarte la tristeza por una sonrisa que, esta vez, dure al menos un par de estaciones. O quién sabe, igual toda una vida.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

+2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Deja de hacerme daño
Deja de hacerme daño
Por qué tienes que hacer tanto daño si yo te quise como nunca antes había querido a nadie. Y tú a mí. Tú también me querías más que a nada. O eso decías, que yo era lo más importante.
El frío de tu amor
El frío de tu amor
Cada vez te siento más lejos de mí, de nosotros. Estás aquí y al mismo tiempo en otro mundo. Siento que tu cabeza ya piensa en un futuro en otros brazos y que lo único que te retiene es tu corazón. Quizá ni eso. Tal vez solo estés esperando a que yo también me enfríe para que todo esto sea lo menos doloroso posible.
Todavía te quiero
Todavía te quiero
No hubo adiós, ni palabras bonitas. Se fue dejando tras de sí solo el recuerdo de su aroma en el aire, el tacto húmedo de sus labios en mi mejilla por culpa una lágrima suicida que quiso quedarse atrás. Es lo único que olvidó en la huída. Eso y devolverme el corazón.