su sonrisa alejandro ordoñez

Su sonrisa

¿Qué tendrá su sonrisa para ser tan adictiva? No lo sé, pero es verla sonreír y querer que nunca deje de hacerlo. Será que estoy loco por ella o yo qué sé, pero desde la primera vez que vi su sonrisa me propuse conseguir que siempre estuviera ahí, bien fija en su rostro, iluminando la vida de todos los que tenemos el honor de estar a su lado.

De hecho, me he dado cuenta de que yo también sonrío más que antes. Me contagia siempre sus ganas de ser feliz y, mientras lucho para que eso ocurra, no puedo evitar quererla siempre un poco más.

Una sonrisa que me ha cambiado la vida. A mí, que hacía tiempo que no sonreía por nada. No sé cómo explicarlo, pero supongo que apareció en el momento exacto para frenar todo aquello y obligarme a seguir sus pasos.

Ahora me esfuerzo en hacer las cosas bien, no solo por ella y su sonrisa, sino por mí mismo. Esa felicidad es el premio de una vida que no siempre ha sido fácil, pero que tuvo a bien cruzar en mi camino a una persona con tantas ganas de vivir que las irradia a todos los que estamos cerca.

Qué curiosa la vida. Te golpea, te hunde, pero al final siempre te lanza un salvavidas. En mi caso: su sonrisa.

Toda la información para comprar mis libros en este enlace: https://www.porescribir.com/libros-por-escribir-alejandro-ordonez/

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.