Adiós

Me di cuenta mucho antes que tú misma de que ya te había perdido. Pequeños gestos, miradas o frases más cortas de lo acostumbrado fueron los síntomas de un fin próximo, alargado solo por la espera de un adiós definitivo que ninguno de los dos sabía cómo llegar a dar. Pero llegó, tarde o temprano…

Amor a primera sonrisa

Hace ya demasiado tiempo desde que vi su rostro por primera vez. Demasiados días, uno detrás de otro en agónica rutina. El tiempo pasa, pero su recuerdo sigue intacto guardado en lo más profundo de mi corazón. Sigo viendo su cara al cerrar los ojos, siguen asaltándome ecos de su aroma al girar solitarias esquinas…