Amor

Qué suerte tenerte, qué suerte compartir vida contigo. La verdad, cuando miro atrás, a mi vida sin ti, no puedo más que dar las gracias al destino por ponerte en mi camino.

A veces, tengo la sensación de que antes de ti, no había nada. Por mucha gente que hubiera alrededor, solo había silencio en mi interior. Ahora, en cambio, desde que te tengo a mi lado, todo es música, sinfonía que solo tú y yo bailamos, pieza magistral en la que solo tú y yo importamos.

Puedo decir, sin miedo alguno, que estoy muy enamorado de ti, que te amo con todo lo que tengo y que lo haré siempre, pues jamás me permitiré perder por idiota lo mejor que me ha pasado en toda mi vida.

Te amo, es así. Y sé lo mucho que tú me amas a mí. Esa es, sin duda, la mejor sensación de este mundo: el saber que una persona tan maravillosa como tú se ha enamorado de mí. Me hace pensar que, tal vez, el mundo no sea tan cruel como me parecía en un principio, ni tan malo, ni tan negro.

Eres la suerte de una vida, uno de esos deseos que se cumplen de vez en cuando.

Te amo, te amo muchísimo.

 
 

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario