Amor
 
 
Te quiero tanto que a veces me cuesta hasta creerlo. Como si me pareciera increíble que alguien haya conseguido bajar así todas mis defensas, todos los muros que construí hace tanto tiempo que ya formaban parte de mí.

 
Te quiero tanto que a veces tengo miedo de perderte. No por el hecho de perderte en sí, sino porque sospecho que perderte me rompa en tantos pedazos que me cueste media vida volver a ser lo que un día fui.
 
Aún así, te juro que no hay duda alguna en mí y es precisamente por eso que te quiero así. He aprendido que o se ama plenamente o es mejor no hacerlo de ninguna manera. Y a ti te lo doy todo, cada día, para que nunca sientas que te falta amor, para que no haya duda alguna acerca de todo esto que me haces sentir.
 
Te quiero tanto que espero que entiendas que, por mucho que la vida se nos ponga en contra, aquí estaré para ti hoy, mañana y siempre… Y que este «para siempre» sea el único que por una vez se cumpla, pues no quiero amar, si no es a ti.
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario